sábado, 6 de noviembre de 2010

La insoportable levedad de Siza (2)


Hace algunos meses comentábamos las críticas cosechadas por las paradas de autobús diseñadas por el estudio de Álvaro Siza que iban surgiendo a lo largo de la Castellana y Recoletos en Madrid. Totalmente de cristal, la ligera estructura daba lugar según algunos colectivos a que personas con visión reducida tuvieran algún encontronazo desagradable con ellas. Hoy lucen unas pegatinas en forma de líneas azules para hacer notar la estructura, justo lo contrario imaginamos de lo que pretendía el Pritzker luso. Link a la entrada con fotos.

Pues Siza lo ha vuelto a hacer. Esta vez en la minimalista remodelación que ha acometido en la pequeña pero emblemática plaza de las Cortes. Según leo en Scalae diseñó una terminación en el vértice más cercano a la escultura de Neptuno en forma de grada que pudiera utilizarse como mirador sobre la plaza de Cánovas del Castillo y los Jerónimos (es ideal también para ver el carrillón de Groupama con los autómatas diseñados por Mingote), pero los peatones interpretaron erróneamente la idea y la utilizaban como incómoda escalera. Cuando la cifra de damnificados por caídas se elevaba a cuatro el ayuntamiento decidió cerrar a cal y canto el vértice de la plaza con vallas y, según he podido comprobar, unos maceteros de chiringuito playero, señalizando las escaleras a utilizar en castellano e inglés no vaya a ser que alguno de los ilustres guiris alojados en el cercano Palace (especialmente este fin de semana con el evento MTV) se nos desgracien y nos pongan una demanda millonaria, lo que le faltaba a las arcas municipales.



Aunque es cierto que hay no pocos ciudadanos, entre ellos bastantes de nuestros intrépidos abuelos, que tienen vocación de traceurs hay que reconocer también que el rompeolas sin mar de Siza quedaba bastante desprotegido. Tras varios meses de consideración el arquitecto portugués ha ideado una barandilla metálica. Más aquí.

2 comentarios:

  1. Magnífico blog, con tu permiso me lo llevo al mío ;-)
    Saludos,
    Laura.

    ResponderEliminar
  2. Hola Laura, claro que sí! Gracias y que lo disfrutes.

    ResponderEliminar